Welcome / Bienvenue / Benvinguts / Bienvenidos
For information about my translation services, please visit the main site.
Pour des informations sur mes services, merci de regarder le site principal.
Para información sobre mis servicios de traducción, visite el web principal.

“Pain of the field” es lo de menos

Varios medios españoles y internacionales nos han ofrecido la noticia esta semana de que la web del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo tiene una noticia en inglés sobre el nombramiento de un tal “pain of field” como miembro del Oficina Internacional de Pesas y Medidas. Este nombre raro es el resultado de la traducción automática del nombre de Dolores del Campo.

Una de las noticias más compartidas sobre el tema es bastante sorprendente: la de Euronews tiene un inglés muy deficiente, probablemente como resultado de una traducción automática.

Otra cosa que me ha sorprendido es que todos los medios de comunicación españoles que han hecho eco de la noticia tan solo hablan de la traducción automática al inglés, cuando resulta que en los tres idiomas cooficiales (catalán, gallego y vasco), también se ha traducido el nombre o el apellido, o ambos.*

Las versiones de la noticia en catalán y vasco

Las versiones de la noticia en catalán y gallego

(*Cuando escribí este artículo,tan solo se había corregido el nombre de Dolores del Campo en inglés. Ahora, se ha corregido en todas las versiones.)

Puesto que el euskera no se parece a ningún otro idioma que hablo, es más difícil para mi ver lo que ha pasado con la versión en dicho idioma, pero aún así, soy capaz de ver que la versión de la noticia en cuestión es un desastre, con paréntesis que no se cierran y sin la presencia del nombre “Dolores del Campo”. Un usuario de Twitter me ha dicho que su nombre también ha sido traducido al euskera, pero que la traducción significa algo como “Campo de Minas”.

Lo que pasa con las versiones en catalán, gallego y vasco es, según mi parecer, peor que lo que pasa con la versión en inglés. ¿Por qué? Porque, a diferencia de la versión en inglés, las versiones en los idiomas cooficiales no existen para que ciudadanos extranjeros puedan entender la noticia (todos ya entienden el castellano), sino para proteger los derechos lingüísticos de los propios ciudadanos españoles.

Si consultamos el resto de la web en catalán, encontramos errores de traducción en prácticamente todas las noticias. Me imagino que pasa los mismo en gallego y euskera. Entonces, ¿quién va a consultar una versión en lengua cooficial si es de tan pésima calidad? Nadie. Leerán la web en castellano. Entonces, ¿para qué existen las otras versiones?

Creo que existen simplemente para que el ministerio y el gobierno puedan fingir que les interesa una España plural que respeta su pluralidad lingüística. Pero lo único que han hecho es buscar la solución barata, sin preguntar a ningún usuario de dichos idiomas si el resultado es adecuado. Y no lo es.

Hace unos años, yo tenía que presentar un modelo a Hacienda y durante días no lo encontraba en su web. Lo estaba buscando en su web en catalán, puesto que es mi idioma de preferencia entre las lenguas de España. Al final, consulté la versión en castellano y lo encontré. Desde entonces, tan solo he utilizado la versión en castellano de la web de Hacienda porque, desgraciadamente, la versión en catalán me había dado problemas demasiadas veces.

Soy traductor al inglés, así que, económicamente, cuanto más se traduce al inglés mejor (siempre que sea con traductores humanos, claro). Pero los derechos lingüísticos son más importantes que mi bolsillo. La prioridad del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo tiene que ser arreglar sus versiones vergonzosas en lenguas cooficiales y aparcar la versión en inglés si no tiene presupuesto para hacerlo bien.

Dada la cercanía de las lenguas catalana y gallega con la castellana, el uso de la traducción automática tiene sentido. Pero las traducciones automáticas siempre, PERO SIEMPRE, se tienen que revisar para evitar disparates como el que hemos visto esta semana.

En el caso de la versión en euskera, aunque no conozco este idioma, me imagino que la traducción automática no será tan útil, así que el ministerio tendrá que contratar un traductor si quieren mantener esta versión.

Es posible que el ministerio no tenga recursos para contratar a correctores para las versiones en catalán y gallego y a un traductor para la versión en euskera. Si es así (aunque me parece grave que el gobierno central no dedique recursos para el uso oficial de los idiomas cooficiales), más vale que borren las versiones en dichos idiomas, porque, como ya he dicho, actualmente tan solo sirven para hacer el ridículo.

Para acabar, vuelvo al tema de los medios de comunicación. ¿Cómo puede ser que los medios de comunicación españoles dan más importancia a los errores en inglés que a los errores en castellano? ¿Cuando habrá una noticia en un periódico español sobre las terribles traducciones a lenguas cooficiales de los webs de los ministerios? Es como si ya se ha asumido que el único idioma de España que tiene importancia es el castellano. Si a la prensa española le interesa más la traducción en inglés que la traducción a las lenguas nacionales, tiene un problema muy serio.

(Tal como comenté más arriba, ahora el nombre “Dolores del Campo” aparece correctamente en los tres idiomas. Sin embargo, las versiones en idioma cooficial de esta noticia y de otras en el mismo portal siguen sin corregirse. En la noticia catalana, por ejemplo, todavía aparece “Centre Español [sic] de Metrologia”, y la versión en euskera todavía tiene sus paréntesis muy raros.)

Share:

Save 20% on MemoQ

Use this link to get a 20% discount on a memoQ translator pro licence.

Avec ce lien vous obtiendrez un rabais de 20% sur une licence “memoQ translator pro”.

Utilice este enlace para obtener un descuento de 20% en una licencia “memoQ translator pro”.

Amb aquest enllaç, podeu obtenir un 20% de descompte en una llicència “memoQ translator pro”.

Share:

Una mala traducción comprensible, pero rectificable

El New York Times publicó, hace 4 días, un editorial en el cual instó el gobierno español a buscar una solución política a su conflicto con el gobierno catalán. El último párrafo dice en inglés:

“The best outcome for Spain would be to permit the referendum, and for Catalan voters to reject independence — as voters in Quebec and Scotland have done. Otherwise, Madrid’s intransigence will only inflame Catalan frustrations.”

La primera frase se tradujo o se interpretó erróneamente en varios medios de comunicación (El Periódico, Antena 3, El Confidencial, La Vanguardia, El Economista, ABC), que aseguraron, correctamente, que el editorial instaba al gobierno español a convocar un referéndum, pero que también aseguraron, incorrectamente, que decía que rechazar la independencia sería el mejor resultado para los votantes catalanes.

En realidad, la frase dice que el rechazo de la independencia por parte de los votantes catalanes sería el mejor resultado para el gobierno español; no dice cual sería el mejor resultado para los catalanes.

La mala interpretación de la frase es comprensible. Un lector que no es de habla inglesa fácilmente podría entender que dice “The best outcome…for Catalan voters [would be] to reject independence”, así que no creo que sea una manipulación. Pero pregunta a cualquier persona de lengua materna inglesa – sea a favor o en contra de la independencia de Cataluña – y te explicará que lo que realmente dice el editorial es: “The best outcome for Spain would be…for Catalan voters to reject independence”, es decir “El mejor resultado para España sería…que los votantes catalanes rechazaran la independencia”.

La razón por la cual esta última interpretación es la correcta, y por la cual hay que convertir “for + infinitivo” en “que + subjuntivo” lo explica muy bien Albert Pla en este artículo en Catalán en el diario Ara (ya sé que es un diario catalanista, pero si no te lo crees, puedes preguntar a cualquier persona de lengua materna inglesa).

Y si hubiera alguna duda (que no la hay, pero si la hubiera), esta interpretación la confirma la última frase: “Otherwise, Madrid’s intransigence will only inflame Catalan frustrations”. Aquí, la palabra “otherwise” significa “Si el gobierno no permite un referéndum” no “Si los catalanes no rechazan la independencia”. Si no fuera así, la última parte de la frase – “Madrid’s intransigence will only inflame Catalan frustrations” – no tendría sentido.

Como ya dije, la mala interpretación es comprensible. En cambio, lo que es inadmisible es que los diarios no rectifiquen.

Si yo descubriera que una traducción mía contenía un error grave como este, contactaría a mi cliente de seguida para pedir la rectificación. Los diarios tienen que hacer lo mismo: rectificar las traducciones o interpretaciones erróneas del editorial que todavía tienen publicadas en sus páginas web.

Y para evitar que eso vuelva a pasar en el futuro, podrán consultar a un traductor profesional en caso de duda sobre el sentido de un texto en una lengua extranjera. ¡Estamos a su disposición!

Share:

IVA en las entregas intracomunitarias

Los traductores en España tienen ciertas obligaciones cuando quieren hacer una entrega intracomunitaria, es decir, un trabajo para un cliente en otro país europeo. Voy a explicar, paso a paso, lo que hay que hacer.

  1. Hay que darse de alta en el registro de operadores intracomunitarios a través del Modelo 036 (casilla 130)
  2. Hay que comprobar que el cliente está inscrito en el registro equivalente en su país, haciendo dicha comprobación en la base de datos llamada VIES. Si el cliente no está en esta base de datos, el traductor en España tiene la obligación de cobrarle el IVA español, y las instrucciones siguientes no se aplican.
  3. Si el cliente está registrado en el VIES, hay que emitir una factura sin IVA y incluir la mención “inversión del sujueto pasivo” en la factura. Ya no es necesario citar ninguna ley. Las palabras “inversión del sujeto pasivo” son suficientes.
  4. Puesto que esta mención proporciona información a nuestro importante a nuestro cliente, recomiendo incluirla también en su propia lengua (ver la lista aquí abajo).
  5. Estos ingresos hay que incluirlos en la casilla 59 del modelo 303 (y, como todos los ingresos, en la casilla 1 del modelo 130).
  6. A parte, hay que declarar los datos de nuestro cliente a través del modelo 349, el cual muchos traductores tendrán que presentar trimestralmente, pero los que tuvieron ingresos (es decir, sin desgravar gastos) inferiores a €35.000 en el ejercicio anterior tendrán que presentarlo anualmente, en abril del año siguiente.
  7. Equivalencias oficiales de la mención “inversión del sujeto pasivo” en las otras lenguas oficiales de la Unión Europea:

      Alemán: Steuerschuldnerschaft des Leistungsempfängers
      Búlgaro: Oõратно начисдявае
      Castellano: Inversión del sujeto pasivo
      Catalán: Inversió del subjecte passiu
      Croata: Prijenos porezne obveze
      Checo: daň odvede zákazník
      Danés: Omvendt betalingsspligt
      Eslovaco: prenesenie daňovej povinnosti
      Esloveno: obrnjena davčna obveznost
      Estonio: Pöödmakssustamine
      Finés: Käännetty verovelvollisuus
      Francés: Autoliquidation
      Griego: αντιστροφής επιβάρυνση
      Húngaro: Forditott adózás
      Inglés: Reverse charge
      Irlandés: aistriú táille
      Italiano: Inversione contabile
      Letón: nodokļa apgrieztā maksāšana
      Lituano: atvirkštinis apmokestinimas
      Maltés: Inverżjoni tal-ħlas
      Neerlandés: BTW verlegd
      Polaco: ogne odwrotne obciążenie
      Portugués: Autoliquidação
      Rumano: taxare inversă
      Sueco: Omvänd betalningsskyldighet
    Share:

Morosidad de la Universidad de Sevilla

En agosto de 2010 envié una factura de 237,12€ más IVA para un trabajo de corrección que hice para la Universidad de Sevilla, y concretamente el Departamento de Nutrición y Bromatología. A día de hoy, 31 de mayo de 2012, sigo sin cobrar la factura. Al principio se ponían excusas. Me pedían documentación y datos que no pide ningún otro cliente, y que no tienen ni la necesidad ni el derecho a saber, como mi número de pasaporte.

Incluso me pidieron una dirección en mi país de origen. Les dije que yo no tenía ninguna dirección en el Reino Unido puesto que soy residente en Cataluña, y hace 10 años que no vivía en el Reino Unido. Además, como soy comunitario no me tendrían que pedir más datos de lo que piden a un cliente español. Basta con mi dirección y mi NIF. Pero no había manera, así que cedí y di mi número de pasaporte y la dirección de mis padres, para poner algo.

Seguía sin cobrar. Después me explicaron que no se me pagó en su momento porque el trabajo se hizo mal (aunque unos días después de la entrega me habían dicho que estaba bien) y tuvieron que pagar a otro corrector. Pero curiosamente el artículo está publicado en la revista Food Chemistry y había pocos cambios. Los únicos cambios que encontré eran de datos que solo puede saber el autor. ¡Incluso encontré un error tipográfico que estaba en la versión original que se me envió pero que yo había corregido en mi versión! A la persona que me dijo que el artículo estaba mal expliqué lo que había encontrado en Food Chemistry, pero no me contestó. Incluso dije que cobraría el gasto del segundo corrector si me pudiera demostrar lo que yo había hecho mal, y no me han enviado nada. Tampoco se disculparon de su falsa acusación.

En noviembre de 2011 (más de un año después de la factura) me pidieron volver a enviar documentación que ya había enviado el año anterior.

El 17 de enero envié un mensaje para decir que todavía no había cobrado. Nadie me contestó.

Volví a escribir el 26 de marzo. No me contestó hasta el 16 de abril (21 días más tarde), en cuya fecha me dijeron que la factura ya estaba grabada. Añadía que lo cobraré seguro, pero no sabía cuando (o sea, ¿podría cobrarla en el 2025?).

Hoy es 31 de mayo de 2012, y sigo sin cobrar. Me parece vergonzoso. Me gustaría saber lo que pasaría a un alumno que tardara casi dos años a pagar la matrícula. ¿La Universidad de Sevilla lo consideraría aceptable? ¿El alumno podría argumentar “no sé cuando lo pagaré pero lo pagaré seguro”? ¿El personal responsable de pagarme la factura aceptaría que la Universidad tardara casi dos años a pagar su propio sueldo?

Share:

¿Qué significa el goal average?

Para traducciones profesionales, consulten mi web profesional en www.timtranslates.com.

Según la Fundéu BBVA (antiguamente Fundación del Español Urgente), la correcta españolización del término inglés goal average es golaveraje. Cita el Diccionario Panhispánico de Dudas (importante obra de referencia para la lengua española), según el cual el término golaveraje “diferencia de tantos marcados y recibidos y se utiliza para deshacer el empate entre equipos con el mismo número de puntos en la clasificación”. Aunque la Fundéu BBVA admite el uso de golaveraje, recomienda “emplear diferencia (o promedio) de goles, de puntos o de tantos.”

Deja entender que diferencia y promedio se pueden utilizar indistintamente, como también goles, puntos y tantos.

Creo que hay bastantes lagunas en la nota de la Fundéu BBVA, las cuales intentaré exponer.

Empecemos por explicar de donde surge la necesidad de esta terminología. En las ligas de fútbol, si los dos primeros equipos tienen los mismos puntos, el reglamento especifica, por orden de importancia, los criterios que se utilizarán para desempatar a los dos equipos.

Muchos seguidores de fútbol se sorprenderían al ver la clasificación final de la liga española por la temporada 2006/07:

[TABLE=2]

La columna GA es el número de goles marcados a favor del equipo menos el número de goles marcados en contra. Es lo que en inglés llamamos la goal difference, es decir, la diferencia de goles. Mucha gente se sorprendería al ver esta clasificación, pues en la mayoría de ligas la diferencia de goles es el primer criterio que utiliza para desempatar a dos equipos con los mismos puntos. En los medios de comunicación en español (y los medios que copian las formulaciones españolas en otras lenguas, como el catalán o el gallego), se suele hablar de goal average, que viene del inglés (a pesar de que average se suele pronunciar como si fuera una palabra francesa) aunque no sea el término utilizado en inglés para este concepto. En inglés significa promedio de goles.

En la liga española, si hay dos equipos empatados, el primer criterio que se aplica es el del resultado total de los dos encuentros entre dichos equipos. Por eso el Real Madrid ganó la liga en 2006/07, y no el Barça, que sí que habría ganado si se aplicaran los mismos criterios que en muchos otros países. Pero curiosamente, aquella temporada oímos y leímos que el Real Madrid “ganó por el goal average“, cosa que parece una contradicción si consultamos la liga, según la cual el “GA” del equipo catalán fue de +45 y el del equipo madrileño solo fue de +26.

Para diferenciar entre estos dos tipos de goal average, a veces se distingue entre goal average particular (en este caso, en inglés hablaríamos de “the results between the teams level on points”, es decir, los resultados entre los equipos con los mismos puntos) y goal average global, pero no se suele hacer esta distinción.

Si en inglés decimos goal difference, y no goal average, ¿cómo es que en español se ha adoptado este anglicismo?

No sé cuando entró este anglicismo al español. No pude encontrar ningún ejemplo en el Corpus Diacrónico del Español. Pero su introducción al español probablemente fue anterior a los años setenta del siglo pasado. De hecho, antes de los años setenta, sí que se hablaba de goal average en inglés cuando había que desempatar a equipos con el mismo número de puntos. Sin embargo, entonces se refería a otro concepto.

Como sugiere la palabra “average”, se calculaba esta cifra haciendo una división, y no una sustracción. El goal average era el resultado de dividir el número de goles a favor por el número de goles en contra. En 1930/31, por ejemplo, empataron por puntos el Athletic Club de Bilbao, el Rácing Santander y el Real Sociedad, pero ganó el campeonato el Athletic Club de Bilbao, con un promedio de goles de 2,2, contra 1,3 y 1,0 para el Rácing Santander y el Real Sociedad respectivamente.

Por tanto, el anglicismo goal average, o goal averaje, se utiliza en los medios de comunicación españoles para tres conceptos diferentes:

  • Los resultados entre equipos empatados por puntos (sistema actual de la liga española)
  • La diferencia de goles (sistema de la mayoría de ligas del mundo)
  • El promedio de goles (sistema antiguo), hablando de contextos históricos

En vez de insistir, simplemente, en que hay que evitar goal average, ¿no sería mejor que la Fundéu BBVA explicara estas diferencias y propusiera terminología coherente para distinguir entre los tres conceptos? Propone utilizar diferencia y promedio indistintamente, y parece decirnos que también hablar de diferencia de puntos, pero teniendo en cuenta que en el campeonato los puntos y los goles no tienen nada que ver el uno con el otro es una propuesta, a mi entender, no muy buena.

El artículo del Diccionario panhispánico de dudas es un poco mejor, aunque deja entender que el inglés goal average significa diferencia de goles.

Share:

Comunicado de Jueces para la Democracia

Este comunicado fue publicado en varios diarios españoles el día 3 de febrero:

“La Sección Territorial de Madrid de Jueces para la Democracia quiere poner de manifiesto los gravísimos problemas que se están produciendo en la Administración de Justicia de la Comunidad de Madrid, en lo relativo a la designación de los traductores e intérpretes que intervienen en las actuaciones judiciales. Por este motivo REIVINDICAMOS que, en el nombramiento de traductores e intérpretes judiciales solicitados por jueces y magistrados, se tenga en cuenta que aquellos han de tener la formación y acreditación necesarias como intérpretes jurados y en su defecto, titulación superior en esta materia. Se quiere resaltar que las adjudicaciones a través de licitación pública, para la prestación de este servicio, hasta el momento se han revelado muy deficientes, al suponer en la práctica que la Administración Autonómica cede a terceros una serie de garantías individuales, procesales y constitucionales susceptibles de ser vulneradas por ausencia de ulterior control administrativo sobre dichas empresas, las cuales tienen una finalidad primordialmente lucrativa. Esta situación está provocando situaciones de indefensión a los ciudadanos extranjeros y nacionales que precisen de un intérprete o traductor, indefensión que debe ser evitada a toda costa por jueces y magistrados.”

Share:

Remember, remember – Recordem, recordem

For a bit of fun to mark the 5th November, I’ve translated the famous poem into Catalan. If you think you can do it in another language, please post it in the comments!

Original English:

Remember, remember the fifth of November:
The Gunpowder Treason and Plot.
I know of no reason why the Gunpowder Treason
Should ever be forgot.

Catalan translation:

Recordem, recordem el cinc de novembre:
Pólvora i conspiració!
Mai a la vida podem oblidar
Aquella traïció.

Share:

IRPF: no cobras menos por cobrar más

Un tópico que se dice mucho hablando de impuestos es que si cobras más, puede resultar que cobras menos, al subirse el porcentaje de IRPF. Voy a intentar explicar porque no es el caso, al menos en España.

La Escala

La escala de IRPF en 2008 funciona de la siguiente manera (para simplificarlo, he combinado la parte autonómica y la parte estatal):

Hasta 17.707,20€ – 24%
Hasta 33.007,20€ – 28%
Hasta 53.407,20€ – 37%
A partir de 53.407,20€ – 43%

Lo típico que la gente dice es que si cobras 33.000, pagarás un 28% de impuestos (9240€), y por tanto te quedarás con 23.760€, mientras si cobras 33.010€, pagarás un 37% de impuestos (12.213,70€), y por tanto te quedarás con menos: 20.796,30€. Pero no es así.

Un ejemplo

Si cobras 33.010€, el cálculo de IRPF se hace de la manera siguiente:

Todo lo que cobras hasta 17.707,20 a 24%:
24% X 17.707,20 = 4.249,73€

Todo lo que cobras entre 17.707,20 y 33.007,20 (es decir, 15.300) a 28%:
28% X 15.300 = 4.284€

Todo lo que cobras encima de 33.007,20 a 43%:
43% X 2,80 = 1,20€

Sumando estas tres cifras (4249,73 + 4.284 + 1,20), llegamos a 8534,93€. Esta cifra corresponde a la suma de las casillas 689 y 690 de la declaración de la renta. Como podéis comprobar, solo pagas el porcentaje superior sobre la parte de tus ingresos que están por encima del umbral.

Pero, ¿no hay una cantidad que se puede cobrar sin pagar impuestos?

Sí. Te “devuelven” una parte de la cantidad que acabamos de calcular. La parte “gratis” corresponde a la renta “mínima personal y familiar”. Se supone que es la cantidad mínima que necesitas para vivir, y por tanto, sobre la cual no hay que pagar impuestos. Esta cantidad varia según las circunstancias familiares. La puedes encontrar en la casilla 680 de tu declaración. En mi caso (soltero, sin hijos), es de 5.151€, así que utilizaremos esta cifra en nuestro ejemplo. Entonces, hay que deducir el impuesto correspondiente a 5.151€. Al ser una cantidad inferior a 17.707,20€, el porcentaje es un 24%, es decir:

24% X 5.151 = 1236,24€ (corresponde a la suma de las casillas 691 y 692)

Por lo tanto, sin tener en cuenta otros ingresos, como los intereses de una cuenta de ahorros, y otras posibles deducciones, como por ejemplo para donativos, nos tocará pagar lo siguiente:

8.534,93 – 1236,24 = 7298,69€ (corresponde a la suma de las casillas 693 y 694)

Conclusiones

Quizás he entrado en demasiados detalles, pero simplemente quería demostrar que no cobras menos por cobrar más.

Hay que decir que todos estos cálculos se basan en la declaración de la renta al final del año. Sin embargo, si trabajas por cuenta ajena (o sea, no eres autónomo) puede ser que por cobrar más te suban la retención (que sí que se aplica a todo tu sueldo), y por lo tanto, cobres menos cada mes (a mi me ha pasado). Pero después se compensará cuando haces la declaración de la renta, porque esta declaración sirve para compensar la diferencia entre lo que has pagado y lo que realmente te tocaba pagar.

Una excepción

Ahora bien, hay algunos aspectos en que puedes salir perdiendo. Por ejemplo, en Cataluña los menores de 32 años (entre otros) pueden desgravar una parte del alquiler de un piso, pero solo si los ingresos (menos el mínimo personal y familar) son inferiores a 20,000€. La deducción máxima es de 300€. Por lo tanto, si cobras entre 20,000 y 23.000€ y pierdes derecho a esta deducción, puedes salir perdiendo. Pero son muy pocos casos. En regla general, no cobras menos por cobrar más.

Share:

Devolución de Seguredad Social de Autónomos

Esta noticia podría ser de interés para todos los que son autónomos y que tambien trabajan por cuenta ajena:

Según una disposición novedosa de este año, los trabajadores por cuenta propia incluidos en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos que, en razón de su trabajo por cuenta ajena (contrato laboral), coticen simultaneamente, respecto de contingencias comunes, en régimen de pluriactividad y lo hayan hecho en el año 2008 por una cuantía igual o superior a 10.440 euros, podrán solicitar la devolución del 50 por ciento del exceso en que sus cotizaciones superen la mencionada cuantía. Hay un
tope máximo que corresponde al 50 por ciento de las cuotas ingresadas en el citado Régimen Especial, en razón de su cotización por las contingencias comunes de cobertura obligatoria (incapacidad temporal).

El importe de 10.440 euros corresponde a la cuantía de las aportaciones o cotizaciones tanto del trabajador como del empresario-empleador en el Régimen General (importe TC’s), así como las efectuadas en el Régimen Especial (cuotas de autónomos).

La devolución se efectuará a instancia del interesado, que habrá de formularla en el primer trimestre del ejercicio siguiente. Por tanto hay tiempo hasta el 31 de marzo de 2009 para solicitar este importe. La solicitud se efectuará mediante el modelo de solicitud de ingresos indebidos TC13.1. Con la solicitud se puede acompañar como documentación anexa, copia de los boletines de cotización de autónomos pagados del ejercicio 2008.

Esta medida es excepcional y sólo se aplicará durante el presente ejercicio. Para más información se puede ir al INSS o llamar al teléfono 901502050.

Share: